martes, 20 de diciembre de 2011

Nutrición y Gimnasia Artística


Gimnasia artística

La gimnasia artística, en sus modalidades femenina y masculina, es una de las disciplinas de la gimnasia moderna, esta última compuesta además de otras 5 disciplinas (gimnasia general, gimnasia rítmica, gimnasia aeróbica, gimnasia acrobática y trampolín), reguladas por la Federación Internacional de Gimnasia (FIG).
Como hay una demanda muy diferente en todas las disciplinas de gimnasia, esta publicación se centrará específicamente en la gimnasia artística.

Entrenamiento y competencia
Los gimnastas de elite entrenan de 20 a 30 horas por semana. Por lo general, las sesiones diarias de entrenamiento se programan por la mañana y por la tarde con una duración de 2-3 horas cada sesión. Durante las sesiones de entrenamiento, las gimnastas suelen practicar rutinas completas o una secuencia dentro de una rutina, mejoran la fuerza y ​​la flexibilidad y trabajan en el desarrollo de nuevas habilidades y en coreografía.
La competencia consiste en la realización de una composición coreográfica, combinando los movimientos corporales de forma simultánea y a una alta velocidad.
Se compone de diferentes modalidades según las categorías masculina y femenina:
-     En gimnasia artística femenina la competencia individual se realizan ejercicios en cuatro aparatos - salto de potro (caballete), barras asimétricas, viga o barra de equilibrio y suelo.
-     En gimnasia artística masculina, los gimnastas compiten en seis aparatos individuales el suelo, caballo con arcos, anillas, salto del potro, barras paralelas y barra fija.
La mayoría de los ejercicios de aparatos de los gimnastas incluyen una actividad de 20 a 50 segundos e involucra explosiones cortas donde participa potencia y fuerza explosiva. La actividad en suelo lleva entre 50 a 70 segundos y genera las más altas exigencias anaeróbicas para hombres y mujeres. En la gimnasia femenina, la barra de equilibrio por lo general toma un minuto y medio, mientras que el salto de potro se realiza en cuestión de segundos. La habilidad en la técnica, la fuerza muscular, la fuerza explosiva en relación con el peso corporal, la flexibilidad y la impresión artística son características esenciales necesarias para el desempeño a nivel internacional.
Los gimnastas tienen que tener dieciséis años de edad en el año de la competencia para que puedan competir en grandes eventos internacionales como los Juegos Olímpicos y Campeonatos del Mundo. Con el fin de poseer las habilidades necesarias para el éxito internacional a la edad mínima elegible, deben comenzar el entrenamiento intensivo a una edad temprana.

Características físicas
Los atributos físicos necesarios para el éxito en la competencia de las gimnastas han cambiado significativamente en los últimos treinta años. El aumento progresivo de la dificultad en la técnica y habilidades desde la década de 1950 y los años 60 ha aumentado las exigencias físicas y la naturaleza de este deporte acrobático. Hoy en día las gimnastas de elite son de estructura pequeña, con bajo nivel de tejido adiposo y con buena musculatura, lo que resulta en una alta relación potencia-peso. En general, las gimnastas llegan a su pico de potencia-peso antes de la pubertad y están listos para la competencia de elite internacional en el momento de edad mínima.
Los gimnastas masculinos también han cambiado con los años y ahora son más pequeños que los gimnastas de la década de 1950. Los gimnastas masculinos son delgados y muy musculados, sin embargo, poseen la suficiente flexibilidad y agilidad que requieren las competencias internacionales de elite. Los gimnastas masculinos en la actualidad tienden a lograr una óptima relación potencia-peso durante sus veinte años.



Problemas nutricionales comunes en gimnastas


Adecuación de la energía diaria y la ingesta de nutrientes        
Las gimnastas femeninas de elite reciben una evaluación periódica del peso corporal y de los niveles de grasa corporal con el fin de mantener un físico magro y musculado. En consecuencia, suelen consumir dietas bajas en energía, poniéndolas en riesgo de una ingesta inadecuada de nutrientes como carbohidratos, calcio y hierro. Es importante que las gimnastas consuman una alimentación rica en nutrientes, baja en grasas para satisfacer sus necesidades nutricionales diarias. Productos ricos en grasa (chocolate, pastelería, papas fritas) o con azúcares, pobres en nutrientes (gaseosas, caramelos) deben limitarse como opciones ocasionales.
Por el contrario, los gimnastas masculinos a menudo consumen dietas altas en energía para asegurarse de mantener la masa muscular y promover el desarrollo de los músculos cuando es necesario. Muchos gimnastas masculinos adolescentes suelen tener dificultades para lograr consumir suficiente energía que les permita mantener el crecimiento adecuado y el ritmo de entrenamiento por lo que deben complementar su alimentación con alimentos y bebidas con alta densidad energética, ricos en nutrientes, para lo cual una opción práctica es consumir los suplementos de comida líquida para cubrir las demandas de energía diaria.

Organización de comidas
Los y las gimnastas tienen una vida muy ocupada, pasan su tiempo diario entre el entrenamiento, los compromisos de la escuela, universidad o trabajo. En consecuencia, la mayoría de los gimnastas realizan ingestas mientras se trasladan camino al lugar donde realizan sus actividades. Elegir colaciones prácticas y nutritivas que proporcionen suficiente energía, carbohidratos y proteínas, es crucial para maximizar la recuperación entre sesiones de entrenamiento y satisfacer las necesidades nutricionales diarias. Las opciones para consumir en esos momentos incluyen yogures bajos en grasa, frutas frescas y deshidratadas, barritas de cereal, cereales tipo granola, sándwiches fríos de carne magra (lomo, pollo, atún, jamón natural) o sándwiches de queso magro y vegetales (como tomate, quesos magros, berenjenas grilladas, zucchini grillados) preparados con panes bajos en grasas (tipo francés, árabe o tipo lactal).

Desarrollo óseo
La actividad de levantamiento de peso, la ingesta de calcio en la dieta, el estado menstrual, y la adecuación nutricional de la dieta son los principales factores que determinan el desarrollo mineral ósea en las atletas femeninas. Los estudios sugieren que actividades de alto impacto repetido y el levantamiento de peso, como las que se observan en gimnastas, aumentan el desarrollo mineral óseo. Como el calcio en la dieta juega un papel crucial en la promoción de un óptimo desarrollo mineral ósea, la ingesta de calcio en la dieta deben ser evaluada en los atletas con un consumo bajo de energía. Es importante que los gimnastas consuman alimentos ricos en calcio, la principal fuente son los lácteos, para satisfacer las diariamente sus necesidades.
La vitamina D también es un nutriente importante para el desarrollo de los huesos. La principal fuente de vitamina D es a través de la exposición a la luz del sol. Los gimnastas de elite pasan al aire libre por tiempo limitado (debido a los horarios de entrenamiento, estudio o trabajo), por lo que están en riesgo de presentar un comprometido estado de vitamina D. 


Conducta alimentaria
La gimnasia artística femenina es un deporte donde los atletas están obligados a mantener un bajo peso corporal en relación a la estatura si desean competir en el más alto nivel, especialmente a medida que maduran, a finales de la adolescencia cuando llegan a sus años de máximo rendimiento. Este solo hecho coloca a estos atletas en un mayor riesgo de desarrollar trastornos de la conducta alimentaria que las atletas que participan en otros deportes. Es importante tener un plan de control de peso que incluya un médico, un nutricionista deportivo, involucrando al entrenador, el gimnasta y sus padres para asegurarse de que los atletas se desarrollen adecuadamente durante sus años de adolescencia.

Balance de líquidos
Debido a la naturaleza breve y explosiva del ejercicio realizado por los gimnastas y el hecho de que entrenan y compiten en las instalaciones interiores, las pérdidas por sudor tienden a ser pequeñas en comparación con los de otros deportes. A pesar de las bajas pérdidas de sudor, sigue siendo importante detenerse regularmente y realizar una adecuada reposición  del líquido perdido durante las largas sesiones de entrenamiento. Se ha observado que algunas gimnastas preocupadas por su peso, reducen su ingesta de líquidos con el fin de reducir el peso corporal. Para estos atletas, es fundamental señalar que una disminución del peso como consecuencia de la sudoración es meramente un reflejo de la pérdida de líquidos, no una disminución de las reservas de grasa del cuerpo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada